lunes, 18 de marzo de 2013

“Detrás de todo hay una Luz”



                                                                                                   
     Entre lágrimas y mariposas
transito alguna avenida
    de pies descalzos,
        caminando un sendero-abismo
             de ojos oscuros y
luciérnagas-estrellas.


    En un recodo singular,
abanicando sortilegios-esperanzas
    juego a la enfermera...
        sanando plagio-heridas,
             revocando ceremonias
de huracanes-océanos y conspiraciones.


     Aunque, estratégica y quimérica,
se adormece, en ensueños,
     esta lluvia-bálsamo
         de mis atardeceres...
               percibo aquella magia
de un nuevo firmamento.


     Así, hoy, puedo contemplar
entre ausencias-melodías
     de semblantes perplejos
           y sonrisas transfiguradas:
               que “detrás de todo
hay una luz”.
                       
               


No hay comentarios:

Publicar un comentario